Evocando un pasado: Enseñanza y medios de comunicación

Evocando un pasado: Enseñanza y medios de comunicación

 María Luisa Sevillano García.

Catedrática de Didáctica y Organización Escolar. UNED

Desde hace unos 40 años en los preámbulos de las leyes de educación de medio mundo, también de España, se establece que ésta ha de ser vertebrada por el conocimiento, el análisis de la actualidad.  Actualidad en sentido amplio: científica, política, social, económica, cultural… Se aducen como argumentos que la ciencia avanza cada año más que antes en décadas, que las fronteras políticas cambian, que los desarrollos evolucionan, que la cultura varía de signo y que los libros ya llegan tarde con la actualidad. Se argumenta que hay que educar para la formación permanente. Siempre aprendiendo. Y se valora el papel de los periódicos, las revistas, la radio, la televisión en su papel de transmitir -en primer lugar y a un nivel de divulgación- la actualidad y los cambios sociales, mientras que las revistas científica aportan el desarrollo, la explicación, la reflexión el análisis y las consecuencias sobre los fenómenos.

La lógica es que aprender a usar, entender, analizar esta actualidad en sus soportes, se convierta en imperativo pedagógico y legal. Así fue un tiempo. Se hicieron los ensayos, se vieron resultados, se articuló una pedagogía y se legisló. En aquella euforia de los años 80 y noventa surgieron personas arriesgadas, valientes e innovadoras. Antes que aparecieran los Decretos de Currículum como desarrollo normativo de la LOGSE había habido, a nivel oficial, mucho debate y papeles para la reforma. Convenios con los medios de comunicación, formación de docentes, congresos, publicaciones de libros, nuevas revistas. Sirva como ejemplo el número 2 de la revista Comunicar (1994): Medios de comunicación y áreas curriculares.

Todo el contenido del monográfico giraba en torno a la alfabetización mediática desde las aulas, lo cual era un mérito y una innovación en aquella época. Solo un repaso a los títulos de las contribuciones dan idea del interés que ya suscitaba la educomunicación para la comunidad científica universitaria y para el profesorado en las escuelas. El enunciado de sus títulos no dejan lugar a duda:

 

También los libros reseñados en el mismo número tenían los siguientes títulos: Comunicación audiovisual en una enseñanza renovada: Propuesta desde los medios. Unidades didácticas de prensa en educación Primaria. Prensa en las aulas. Prensa , matemáticas y enseñanza. Prensa y educación matemática.

Los siguientes números monográficos de la revista tratarían, igualmente, temas relacionados con la educomunicación las siguientes cuestiones: La imagen y la televisión en el aula. Propuestas para el análisis crítico de los medios. Publicidad en el aula. ¿ cómo la vemos ?. Medios de comunicación y proyectos curriculares. Periódicos escolares: creadores de comunicación. De todos ellos, probablemente el número 8 y 9 de la revista Comunicar fueron los que realmente marcaron el punto de inflexión por la temática abordada: valores y educación en los medios de comunicación.

¿Se puede pedir mayor preocupación por iluminar, acompañar, la senda pedagógica medios de comunicación – enseñanza?. ¿Enseñar actualidad con actualidad e inaugurar un cambio sustancial en la comprensión de la actualidad y la enseñanza?

La escuela olvida y las leyes se difuminan. Tengo la impresión que también estudios sobre historias de la educación, sistemas educativos comparados, estilos de aprendizaje, metodologías educativas, pasan pronto página a realidades formativas innovadoras y que deberían universalizarse en el tiempo y el ámbito. Hoy prima lo digital . Yo sigo apelando ahora a la razón pedagógica, a la toma de decisiones de los docentes y a la autonomía de centros para restablecer sus estilos de aprendizaje y la captura de recursos de actualidad con valor educativo. Sigo creyendo en la posibilidad de aprovechar didáctica y curricularmente todos los recursos de actualidad que se depositan en los medios de comunicación clásicos: periódicos, revista, radio y televisión, bien en soporte papel, audio, video o digital.

Pero no olvido que hoy la alfabetización mediática pasa necesariamente por un escenario convergente de mensajes simultáneos que circulan por las redes sociales e internet y que han cambiado el modelo de consumo entre los menores, adolescentes y adultos. Para la muestra, un botón en este enlace que compartimos, aquí.

Cómo se aborde la educomunicación en la escuela será fundamental para la formación de una ciudadanía crítica y para que los futuros periodistas se conciencien sobre la importancia de los medios, tal y como recogen algunos de los estudios promovidos por distintos grupos de Comunicación (Ortiz Sobrino (2012).

De tal manera, que hoy la escuela y la formación universitaria es inconcebible al margen de la cultura digital (Marta Lazo, 2017)

bibianav

Sobre el autor: bibianav

Furibunda lectora, estudiante para toda la vida, rebelde con causa donde la haya. Inundada de sentido creativo, y todas las demás cosas de la vida normal y corriente: Licenciada en Ciencia Política UniAndes, Estratega de Contenido NorthWestern University, CM, Social Media Strategist, empresaria educativa.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit