Un verano sin gigantes: test TRICLab sin el gran hermano

Por Bibiana Vargas M.

Del dicho al hecho.  Mucho hablamos del valor superlativo que ocupan los dispositivos digitales en nuestra vida cotidiana.  Más que los dispositivos hoy nos centramos en el uso de los datos que dejamos en ellos y en los gigantes que monopolizan la información que  tan desprevenida y alegremente le otorgamos sin mayores consideraciones de privacidad y seguridad.

No es el algoritmo mejor o peor por escoger tal o cual preferencia y presentarla a un determinado grupo de usuarios.  No.  El problema no es tecnológico.  El problema es social.  Es social en tanto que la función de valor que se le asigna al algoritmo es el de generar homologaciones, ver tendencias, ser la más útil de las herramientas de marketing jamás diseñada.  El problema es que somos los usuarios los que generamos el alimento que nutre esas herramientas a costa de nuestra privacidad y control de la información que nosotros mismos producimos.

Desde TRICLab, nuestra esquina del ciberespacio que paradójicamente se posiciona en Google y cuyas ideas y argumentario se socializan via twitter nos debatimos entre las conclusiones del análisis de nuestra cultura digital  y la búsqueda de alternativas que los ciudadanos de a pié tenemos a mano para proteger la esencia misma de la red.  Tim Berners-Lee, inventor de la world wide web se planteaba la cuestión sobre el estado de la web:

“Are we actually thinking about what we’re doing as we go forward, and are we preserving the really important values that we have in society? Are we keeping it democratic, and open, and so on?”

Cada hombre por si mismo, o mejor cada hombre delante de su pantalla utiliza uno de los ahora imprescindibles sistemas operativos con la inocencia de quién consulta un oráculo que dará respuesta certera a sus inquietudes y preguntas de la vida cotidiana.  Desde la predicción del tiempo hasta la búsqueda de fuentes para una investigación, la confirmación de tal o cual noticia y la compra de nuestras entradas al cine de fin de semana, alimentamos segundo a segundo servidores de datos que nos clasifican,  ordenan y categorizan como presas de caza en la selva del mercado.

Esta web, la de ahora, está lejos de la internet soñada, esa que era libre y abierta, en la que las huellas eran más bien colaborativas, esa en las que hace poco más de 10 años las burbujas de filtros eran foros llenos de inquietudes resueltas por sabiduría y experiencia anónima, aunque no fuera validada por Wikipedia. Esa web que se ha perdido un poco o más bien mucho entre verdades alternativas, post-verdades, snapchats e historias de Instagram

Los  4  gigantes del mundo en red: Google, Facebook, Apple, Amazon nos abrazan día y noche. El tiempo que ha destajo les regalamos solo hace que aprendan más y mejor de nuestros comportamientos, preferencias y conductas hasta el grado de llegar a predecir la información que creen que necesitamos. ¿Rizamos el rizo?: los gigantes se sofistican produciendo una nube de inteligencia alternativa capaz de pensar(nos) y re-pensar(nos) artificialmente. La inteligencia artificial nos toca ya a la puerta. Todo gracias a la inmensa cantidad de datos que les regalamos.  Aunque no lo sepamos, aunque no seamos consciente de ello.  La letra pequeña, es bien pequeña, pasa inadvertida entre likes y stories.

El big data y la inteligencia artificial son grandes desconocidos para las jurisdicciones, los derechos y los límites de la regulación jurídica nacional e internacional a fecha de hoy.  También lo son para los espacios de investigación sobre el humanismo digital.  Empecemos a pensar alternativas en las que las reglas del juego sean claras desde el principio.

¿Se puede vivir en este tiempo y lugar de la historia siendo libre de los grandes monopolios de datos? Bien sea porque nos simpatizen más o menos las grandes compañías que monopolizan la tecnología, o bien porque tengamos un problema ético con ellas, el verano que ya termina nos ha permitido explorar esa posibilidad.  Una tribuna que observa la realidad de las competencias y usos digitales como lo es TRICLab, no podría dejar de comentar las alternativas  -si las hubiera- para que sirvan de herramienta a ese ciudadano digital que quiere optar por no alimentar con sus datos e información personal el hoyo negro de los servidores que moldean ingenieros y analistas de las tecnológicas dominantes.

Sin cookies también hay paraíso

Hay alguna alternativa a los cookies, bugs, arañas y otras criaturas de los sistemas operativos?  ¿Podemos vivir sin geoposicionamientos, cookies, likes, Siri y demás artilugios que engullen nuestras vidas en los embudos de datos, sin dejar de ser o estar en el mundo mediado por la web? ¿Cómo descabalgar de los 4 gigantes?

Posible y viable.  Con conocimiento de causa. Navegar y socializar por la web en modo invisible no es alternativa, sino derecho de la ciudadanía digital crítica. Es cerrar el círculo del ciudadano digital, desde el hardware hasta el software, sin perder un ápice de funcionaldad y operatividad.

El intercambio es más sencillo:  códigos abiertos y herramientas independientes a cambio de velocidad en algunos casos, estética en otros.  Seguridad y privacidad en cualquier caso vigilada por guardianes anónimos, declarados independientes que vigilan los tentáculos del gran hermano (los cuatro grandes de la web).  Las dudas que se puedan plantear sobre la veracidad de su misión se desvanecen ante la evidencia de que en realidad no queda huella alguna de las visitas, los tiempos de visita, o el almacenamiento de datos.

Aquí la lista de sitios que hemos investigado este verano.  Ciudadanía digital competente, informada y crítica, con derechos ejercidos y libertades ganadas.  Hemos querido cubrir los frentes básicos, muy básicos de la navegación digital:  Buscadores, una red social, mensajería, nube propia y una alternativa para las analíticas web. Las actividades básicas de un internauta cubiertas por algoritmos sí, pero algoritmos diseñados para salvaguardar los derechos de privacidad y libertad de los ciudadanos en el manejo de sus preferencias, actividades y usos en la web.  Sin vigilancia, sin recolección de datos, sin el gran hermano vigilante.

1.  Buscadores alternativos:

Consideramos independiente a aquel buscador que utiliza como fuente de información bases propias, no recurre a Google, Bing o Yahoo.  Aquel que no rastrea datos de sus usuarios. Es decir, el usuario no se convierte en producto. En este caso nos referimos a buscadores generalistas, pues entendemos que en temas específicos y concretos, hay buscadores  muy especializados.

TOR:

Sin entrar en tecnicismos el valor de este buscador es que a través de él accedes a internet de forma anónima.  Oculta el destino y el origen del tráfico haciendo que otros no puedan saber facilmente de donde vienes y qué estás viendo on-line.  Otro punto a su favor es que oculta el destino del tráfico, y se ha convertido a lo largo de los últimos años en el buscador de los libres dado que es capaz de saltar algunas formas de censura on-line establecidas en algunos países.  Funciona a través de nodos anónimos que sirven de puente entre servidores, haciendo muy dificil para otros buscadores comerciales seguir la pista de los usuarios concretos. Ahora bien, acceder con Tor a Facebook o Gmail nos daña la jugada, pues el servidor no sabrá de donde viene la petición pero si sabrá quien eres y rastrearte como si nada. Instalar y ejecutar Tor es sencillo, y utilizarlo es una de las maneras más fáciles de asegurar una Internet libre y abierta.

Ixquick Start Page 

StartPage by Ixquick NO recopila ni comparte ninguna información personal. Pero, utiliza a Google para generar los resultados de búsqueda. Actúa como un filtro de seguridad y privacidad entre el usuario y los resultados.  No usa cookies  y descarta todo tipo de información personal, direcciones de IP, noi guarda un historial de busqueda.  Distinguido con el sello Europrise -respaldado por la Comisión Europea- permite demostrar el cumplimiento con las directivas de protección de datos y seguridad para productos y servicios basados en tecnologías de internet, para usuarios, empresas y generadores colectivos de bienes y servicios digitales.
Startpage also includes a proxy feature — you can open a page in Ixquick’s proxy directly from the search results. This is slower than normal browsing, but websites won’t be able to see your IP address. The proxy also disables JavaScript to protect your privacy.
Un buscador menos desconocido que los anteriores, no obstante comprometido en su forma y en su fondo con la neutralidad de la web.  La libertad de expresión, el favorecimiento de la competencia, el desarrollo de la innovación y las opciones libres y abiertas para los usuarios son la señal de los productos y servicios de Mozilla.  Más allá del Firefox que solemos instalar, el proyecto Mozilla en su conjunto favorece la descentrailzación frente al monopolio de los gigantes, la inclusión digital y la alfabetización web.  Activismo a favor de la web libre, abierta y de todos los internautas.  
Mozilla usa Google, Bing, Yahoo o el buscador que queramos configurar por defecto.  No te compromete a usar los resultados de un solo buscador, dejando al usuario que tome sus decisiones. Si usas Google como buscador por defecto estás de nuevo en la casilla de salida, así que procuremos ser consecuentes con nuestro propósito.  Tiene numerosos plug-ins y extensiones que permiten controlar tu privacidad y seguridad.  Incluso te permite encriptar la transferencia de datos mediante un protocolo seguro.  Cuenta con un add-on que detecta aquellos web bugs que ven lo que haces en internet monitoreando tu actividad.  
Proteger la privacidad de los usuarios y evitar las burbujas de filtros son los logros objetivos de éste buscador. Para empezar no almacena nuestros datos. Deliberadamente muestra a todos los usuarios los mismos resultados sin personalizar los resultados de la búsqueda. El objetivo del buscador es devolver los mejores resultados de una búsqueda, en vez de mostrar la mayor cantidad de resultados.  Los resultados que muestra son generados por alrededor de 400 fuentes, incluyendo sitios abiertos como Wikipedia y sitios como Bing, Yandex, Yummly etc. Es el buscador que más capacidades ofrece.  Si quieres conocer más sobre sus capacidades este enlace te ayudará a descubrirlas.

2.  Redes Sociales alternativas  

Diaspora

La red social alternativa en la que tienes control completo sobre la información que compartes (o no quieres compartir). Este proyecto ofrece las mismas capacidades que Facebook o Google+, pero acotado a las preferencias del usuario.

El usuario mantiene la propiedad sobre sus datos sin asignar la propiedad de los mismos a terceros.  El software está diseñado para permitir a los usuarios descargar todo el texto e imagenes que haya sido cargado en un momento dado. Las publicaciones se designan como públicas o limitadas, en cuyo caso pueden ser leídas en grupos donde el usuario previamente ha aprobado su publicación.  Los “grupos” o aspectos considerados por defecto: -familia, amigos, trabajo, conocidos entre otros.

No se aloja en ningún lugar específico, ni es controlada por entidad alguna.  El software que la opera te permite instalar tu propia red social en un servidor propio y conectarte al ecosistema de la diáspora. Puedes tener un núcleo para tí mismo, o para tí y tus amigos manteniendo la propiedad y el control de tu información social o simplemente suscribirte a un nicho abiertos de conexión desde tu propio ordenador. Tus posts pueden ser propagados desde diaspora hacia redes sociales convencionales.

Jitsi: Video conferencia segura

Este servicio de código abierto es el perfecto sustituto de skype o hangouts si preferimos salir del círculo de Google.  A través de este chat y video conferencia se encriptan todos los datos: audio, video, texto que se transmite a través de una extensión bastante trabajada.

Bitmessage

Un e-mail diferente.  El servicio de comunicación de bitmessage es una alternativa al servicio de e-mail tradicional en tanto que el objetivo es esconder al emisor y receptor del mensaje de terceros observadores y espías.  Es un servicio descentralizado que envía mensajes encriptados a otras personas usando un protocolo P2P (peer to peer).  Esconde metadatos y evita la falsificación mediante complejos protocolos de autenticación asociados a la comunicación.

3.  Nube Privada

OwnCloud

Bien es cierto que hay muchos servicios de almacenamiento de infrmación en la nube.  Cuántos de ellos son realmente seguros, es relativo.  Dropbox, skydrive o el mismo drive de Google son declaradamente supervisados por las autoridades de los EEUU.  Una nube privada que te permite estar permanentemente en control de tus datos, con quién los compartes y quién tiene acceso a ellos.  Eso es el servicio que ofrece owncloud.  Puedes sincronizar en diversos dispositivos tus datos, calendarios, fotografías, documentos y otros etc. y decidir con quién y cuando quieres compartirlos.   ownCloud is a self-hosted file sync and share server. It provides access to your data through a web interface, sync clients or WebDAV while providing a platform to view, sync and share across devices easily — all under your control. ownCloud’s open architecture is extensible via a simple but powerful API for applications and plugins and it works with any storage.

Es en esencia un servidor auto hospedado que se sincroniza entre los dispositivos que designemos.  Provee acceso a los datos mediante una interface web a la vez que ofrece una plataforma para visualizar, compartir y sincronizar información bajo nuestro control.  De código abierto, usa una API para aplicaciones y plug-ins adicionales.

4.  Analíticas seguras

Piwik

La única analítica alternativa que he encontrado que funcione razonablemente que no compromete la privacidad o agrege los datos de los usuarios.  Piwik es en esencia una app que emula el análisis que hace Google de las páginas web.  Provee información importante acerca de los visitantes a una web o de compañías de marketing de manera que puedas optimizar tu estrategia de marketing o contenidos y favorecer una mejor experiencia de los usuarios que visitan tu sitio.

Se instala en 5 minutos, es libre de código abierto, no tiene límite de almacenamiento y permite configurar los experimentos y plantear las conversiones que queramos.  Te permite configurar tu cuadro de mandos y lo mejor, los datos de tu web son tuyos.

Para finalizar

Sin los 4 gigantes de internet hay privacidad.  Solo tenemos que estar al tanto de los servicios que usamos y de la vibrante comunidad de desarrolladores, ingenieros e innovadores que buscan soluciones más allá de los confines del mercado establecido. La privacidad digital es derecho, deber y es posible acceder a ella.  Es dar un paso fuera de nuestra zona de confort digital.  Es cerrar el círculo del ciudadano crítico.  Compartir nuestros datos es una opción, no lo que tiene que suceder por defecto.

 

 

 

bibianav

Sobre el autor: bibianav

Furibunda lectora, estudiante para toda la vida, rebelde con causa donde la haya. Inundada de sentido creativo, y todas las demás cosas de la vida normal y corriente: Licenciada en Ciencia Política UniAndes, Estratega de Contenido NorthWestern University, CM, Social Media Strategist, empresaria educativa.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit