Radio y Formación: acompañando el tiempo

 

Alvaro Sánchez Palomino, Periodista RNE, Doctorando de la Universidad Complutense de Madrid para TRICLab

Pertenece al ciudadano la función de procesar esa información para que le sea útil y positiva, ayudándole finalmente a crear su propia identidad.

Cuando hablamos de los medios de comunicación audiovisuales, estamos habituados a encorsetar al sector, por lo general, dentro del ámbito del entretenimiento, teniendo en cuenta que quizá, los contenidos más consumidos cumplen con esta labor como objetivo. Pero centrándonos en la radio, sabemos que tiene una extraordinaria capacidad para educar, cumpliendo además con otras funciones relacionadas con la alfabetización mediática y a la educomunicación.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que el consumidor de radio no escapa a la capacidad de los medios de comunicación, porque su contenido refleja situaciones comunes y cotidianas que le son familiares, lo que convierte a este medio en atractivo para el oyente. Por ejemplo, cuando se narra o se está contando algo sobre la actualidad, el medio de comunicación está aportando valores, normas y pautas de comportamiento y conducta que influyen directamente en la percepción de la vida.

Habría que considerar también, que la realidad se cuenta de forma sesgada y limitada por los medios, modelada por la propia identidad (idea, línea editorial, valoración, interpretación) de cada uno de ellos. Pertenece al ciudadano la función de procesar esa información para que le sea útil y positiva, ayudándole finalmente a crear su propia identidad. No podemos dejar de lado que con la información y el valor que los medios dan a la actualidad, el oyente profundiza en su formación de actitudes y valores.

Radio para la actitud y el pensamiento crítico 

Según Martínez-Fresneda (2010), los medios contribuyen a la formación del espíritu crítico de los ciudadanos, y lo hace a través de los distintos mensajes que reciben y después de un proceso que incluye el análisis, las prioridades y el lugar que ocuparán dentro de una escala de valores, dando como resultado el nacimiento del espíritu crítico. Medios como la radio son una herramienta de formación que ofrece al ciudadano una aproximación a la realidad en la que el individuo se desenvuelve, con sus derechos y obligaciones.

La radio es uno de los medios de comunicación audiovisuales por excelencia, y sigue conservando la capacidad y sencillez para llegar a todos los rincones del planeta, de forma estática (tradicional) o en movimiento (teléfonos, autorradios, tabletas, internet, etc.).

Un medio como la radio cuenta con unos contenidos muy diversos: su programación, ya sea generalista o especializada, tiene la capacidad de interactuar con sus oyentes.

Todas estas circunstancias otorgan valor y prestigio a la radio, algo de lo que carecen otros medios de comunicación que no pueden desarrollarse en las mismas circunstancias, a lo que debemos sumar la excepcionalidad de permitir al medio la participación directa del oyente en el debate.

Hay que tener en cuenta otra particularidad: la especialización de las emisoras de radio (culturales, deportivas, sociales, económicas, etc.), provoca una formación más adecuada al oyente que busca esa especialización. Eso no ocurre con la mayoría de los periódicos, ya sean papel o digitales, que se ven obligados a ofrecer una información generalista. Si encontramos esta especialización en las cadenas de televisión: culturales, cocina, deportivas, historia, ciencia, economía, etc.), pero con la particularidad de que cuentan con una audiencia muy restringida, primando en este ámbito las cadenas de corte generalista. Centrar la mayoría de su contenido en información especializada es el gran valor de este tipo de radio.

Además, las nuevas tecnologías facilitan el acceso a los podcast. Es decir, la radio ha conseguido fomentar contenidos fragmentados o íntegros (Ortiz, Marta Lazo y Martín (2016)

TRICLab

Sobre el autor: TRICLab

Somos un grupo de profesionales de la educación y de la comunicación que abarca diferentes ámbitos y disciplinas.√ Que propone un “lugar” y un “tiempo” relacional abierto y colaborativo. Con un código y programas también abiertos y accesibles para todos . Crítico y creativo.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit