Nuevas miradas para nuevos lenguajes: ¿Robótica relacional?


Gorka García para TRICLab

“Está claro el papel de la tecnología como instrumento de transformación social, pero depende de nosotros como personas, el que la utilicemos de un modo u otro”

Inés, 10 años

Esta semana ha sido genial. Pili, nuestra maestra, nos ha traído unos robots y nos ha enseñado una plataforma donde programarlos para que hagan lo que les digamos. Nos ha dicho que nos los han prestado. Debe de haber un grupo de profes que con su dinero, compraron los robots y los metieron en cajas para que coles como el mío pudiesen aprender con ellos. Nuestro centro no tiene muchas cosas, y esto ha sido como un regalo. Dentro de un mes, enviaremos las cajas a otro cole, pero nos ha dicho Pili, que para formar parte del regalo, vamos a preparar materiales con todo lo que estamos haciendo para que les pueda ayudar a los compañeros siguientes. El que más contento se ha puesto ha sido Joaquín. Le gustan mucho los robots. De hecho, tiene uno propio que trae a clase todos los días.

Javier, 43 años

Mi hija Inés lleva toda la semana loca con todo lo que tiene que ver con robots. Ya nos ha explicado en casa que todos los aparatos que utilizamos normalmente, son robots. Y que hay personas, capaces de hablar su idioma, que consiguen que esas máquinas hagan todo lo que hacen. ¡Ojalá estuviera tan ilusionada con las mates!. Bueno, estamos contentos de que nos cuente cosas del cole. Su hermana mayor vive pegada al móvil, e imaginamos que a Inés le pasará lo mismo en unos años. Tendremos que aprovechar a pasar tiempo y charlar con ella.

Joaquín, 12 años

Esta es la mejor semana de mi vida. Estamos aprendiendo el lenguaje de las máquinas en el cole. La profesora ha dicho que se llama “programar”. Yo llevo un robot todos los días, y me alegra saber que algún día podré programarlo yo mismo. Tengo parálisis cerebral, y sin este compañero artificial no habría podido comunicarme con mis compañeros de clase. Pero nunca había pensado en comunicarme con él, y es emocionante. Siento cómo mis amigos se interesan por mi silla, por mi tablet, mis cables… ¡Es genial ser guay durante una semana!

Ana, 11 años

Mi prima Inés está muy pesada… lleva dos días llamándome para contarme que está aprendiendo a programar con Scratch. Yo le escucho con cariño, pero en mi cole llevamos varios años haciéndolo. De hecho, todos los años ganamos algún concurso, y las empresas patrocinadoras nos regalan un montón de cosas. Lo único que me da envidia, son los proyectos esos tan chulos que me ha contado mi prima. Van a juntarse con otros cursos de su centro, y van a crear juegos para ayudarles a practicar mates, para enseñar a leer a las más pequeñas… Incluso me ha dicho, que piensan ir a una residencia de personas mayores para pasar un rato jugando a sus juegos con ellas.

 

Sobre la historia…

De una manera diferente, hemos abordado el factor relacional de la tecnología.

En este caso, centrando la idea en el campo de la robótica y la programación, uno de los ámbitos en los que estoy investigando y trabajando estos últimos años, podemos hablar de la transparencia de la tecnología para que no sea el foco sino la relación con uno mismo y con los demás.

Al igual que las matemáticas utilizan los contenidos para desarrollar el pensamiento lógico o la capacidad de resolución de problemas, la programación informática es un nuevo lenguaje que debe ser la herramienta para influir en las personas desde un punto de vista más social.

Docentes que se conectan para hacer posible que la robótica llegue a todos los rincones, reduciendo la brecha producida por la escasez de recursos en nuestra educación. Proyectos intercentros, para desarrollar nuevas habilidades gracias a los conocimientos de otros. Proyectos entre distintos niveles de un mismo centro, para conseguir que esas compañeras y compañeros aprendan de una manera diferente, gracias a juegos creados por los alumnos mayores, e incluso también los pequeños. Proyectos fuera del centro, donde nuestro trabajo tiene una repercusión social y permite esa transformación en la manera de pensar sobre el mundo que nos rodea.

Proyectos originales, que permiten el paso de un rol consumista de tecnología, al rol de creadores de la misma. Proyectos científicos, que hacen de la robótica una herramienta de cambio personal, como por ejemplo el trabajo de Elena García con sus exoesqueletos, donde explica cómo su intención inicial de mejorar las limitaciones físicas de sus pacientes, se transforma en una mejora psicológica, relacional.

Y por si fuera poco, gracias a la programación y la robótica, se crean nuevas vocaciones científicas, donde el papel de la niñas está siendo fundamental en el cambio de paradigma.

Está claro el papel de la tecnología como instrumento de transformación social, pero depende de nosotros como personas, el que la utilicemos de un modo u otro. Por supuesto que hacen falta expertos en programación que sean capaces de comunicarse en estos nuevos lenguajes. Pero necesitamos crear nexos de unión entre las diferentes disciplinas, para que nuestras ideas y proyectos tengan un impacto real en nuestras vidas, más allá de competir por ser los mejores en ellas.

Te recomiendo que vuelvas a leer ahora los microrrelatos de los protagonistas del principio, y te animes a llevar a tu vida diaria un nuevo estilo, una nueva manera de mirar la robótica.

Gorka García, maestro de Educación Primaria en el Colegio Sagrado Corazón de Pamplona. Especializado en el uso de tecnologías aplicadas a la educación. Investigador en materia de innovación educativa, y enredado con la programación y la robótica como herramientas de aula. Profesor de la Universidad de Barcelona en el Máster “Digital learning y experiencias de aprendizaje emergente.”

bibianav

Sobre el autor: bibianav

Furibunda lectora, estudiante para toda la vida, rebelde con causa donde la haya. Inundada de sentido creativo, y todas las demás cosas de la vida normal y corriente: Licenciada en Ciencia Política UniAndes, Estratega de Contenido NorthWestern University, CM, Social Media Strategist, empresaria educativa.

CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on PinterestShare on Reddit